uleFone presenta el Be One, su buque insignia en esta nueva etapa

uleFone ha sido fabricante desde hace casi 10 años para diferentes marcas, entre ellas, podemos ver a Doogee, Elephone y hasta la misma Philips con una tablet con funciones de voz, pero, ahora, han decidido lanzarse por su cuenta en una expansión a nivel internacional, comenzando por España y por los países hispano hablantes. NOTA: Doogee nos ha contactado para asegurarnos que uleFone jamás les ha fabricado nada.

Como tarjeta de bienvenida, después de un tiempo de no tener noticias de la marca, la empresa ha centrado los esfuerzos en una serie de lanzamientos que tienen listos, el primero de todos ellos ha sido este Be One, un modelo en el que se han centrado para ofrecer un diseño sencillo pero ergonómico y un software sin añadidos, dejando un sistema limpio y sin consumo innecesario de memoria.

El teléfono posee una pantalla de 5.5 pulgadas, un tamaño que parece estar convirtiéndose en el standard del mercado con una resolución de 1280 x 720. Su procesador es el octa-core de Mediatek MT6592M a 1.4 Ghz, el cual, ofrece potencia mas que suficiente pero con un consumo menor, haciendo que su batería de 2350 mAh sea capaz de aguantar 480 horas en espera. El procesador se ve acompañado de 1 GB de RAM y dispone de 16 GB de memoria interna.

En el apartado de la fotografía, el Be One posee una cámara trasera de Sony de 13 mega-pixel con apertura f2.2 mientras que en la parte delantera tenemos una cámara de 8 mega-pixel con la que podremos hacer los mejores selfies.

El uleFone es uno de los dispositivos de esta nueva etapa del fabricante chino y ha querido ajustar el precio para dejarlo en unos 100-120€ con el que pretende entrar al mercado a partir del mes de Enero. Muy pronto es posible que recibamos una muestra de este Be One para que lo analicemos y os digamos si es tan bueno como aparenta sobre el papel.

[ uleFone ]

Eduardo Ruiz

Amante de la tecnología, escribo para compartir una de las mayores aficiones que tengo y poder estar al día en el aspecto tecnológico.