Xiaomi envuelto en polemica por una disputa territorial de más de 100 años

Xiaomi tiene grandes planes para ganarse a los usuarios de la India. Esta semana el vicepresidente de Xiaomi subió una foto a Weibo del lanzamiento en Delhi del Mi4 que ha causado una gran controversia.

El origen del problema es que Hubo Barra apareció en una foto donde detrás se veía un mapa de la India, donde aparecía un área que lleva en disputa entre China e India desde hace años, como si perteneciera a la India. A pesar de que el post fue rápidamente eliminado, llamó la atención de diversos blogueros chinos que mostraron su enfado ante el hecho de que una compañía china fuera en contra de las demandas territoriales de su propio país.

Aunque China y la India mantienen una creciente relación comercial esta sigue impregnada de cierta suspicacia. En el mapa que aparece detrás de Hugo Barra aparece una zona, Arunachal Pradesh, localizada entre Bangladesh, Bhutan y Myanmar, a la que China llama “El Sur del Tíbet”; la India ha sido siempre la encargada de administrarla, y sus ciudadanos se consideran pertenecientes a la India, pero China sigue reclamando ese territorio como suyo.

En el mapa también se incluye Aksai Chin, otro área en disputa localizada en Kashmir. Todas estas disputas entre los dos países vienen de hace más de 100 años, de 1846 concretamente. El problema comenzó con un acuerdo para modificar extensión de la frontera entre ambos países, China no reconoció este acuerdo y reclamó derechos territoriales sobre Arunachal Pradesh. La disputa por Aksai Chin viene de su importancia estratégica para China, ya que permite conectar el Tíbet con Xinjiang.

china-india-disputed-area

Tras la conferencia de prensa de esta semana diversos blogueros chinos arremetieron contra Xiaomi en Weibo, donde comenzó a circular un artículo criticando a Xiaomi por no pedir disculpas, este artículo recibió cientos de comentarios entre los que se incluían acusaciones como que Xiaomi había olvidado sus orígenes o que están dispuestos a vender el país para aumentar sus beneficios.

Las relaciones entre la India y China son respetuosas pero están lejos de ser amistosas. Cuando el presidente chino Xi Jinping visitó la India el año pasado soldados de ambos bandos permanecieron en puestos cerca de la frontera.

A día de hoy ambos países están metidos en una carrera por construir infraestructuras en sus respectivos lados de la frontera. En lo que a Xiaomi concierne, si quiere ganarse a ambos países tendrá que andar con cuidado tanto en un país como en el otro.

[Fuente]