Compal Electronics invierte 700 millones de yuanes en una de las filiales de LeEco

Que LeEco no está pasando uno de los mejores momentos de su historia no es ningún secreto, y es que los problemas financieros de la compañía ha llevado a la firma a reducir su número de lanzamientos, e incluso llegar a paralizarlos. Ahora eso podría cambiar, y es que la compañía taiwanesa Compal Electronics, uno de los proveedores de LeEco, ha anunciado que ha comprado una participación de Leshi Zhixin, una de las filiales de LeEco, de nada más y nada menos que 700 millones de yuanes.

La inversión dará a Compal Electronics una participación del 2.15% en Leshi Zhixin, una compañía que es conocida por el lanzamiento de televisiones y toda clase de productos de vídeo. Esta inversión dará a LeEco alguna que otra renta muy necesaria para comenzar a solventar sus problemas financieros.

Cabe destacar que Compal Electronics es una de las empresas a las que LeEco debe aún dinero, pero según uno de los portavoces de LeEco, este movimiento es independiente, ya que entre ambas empresas se han marcado un calendario de pagos de la deuda.

Puede que sea raro que un proveedor invierta en uno de sus clientes, sin embargo, no es la primera inversión que uno de los proveedores de LeEco hace en Leshi, y es que sin mar lejos, el mes pasado Truly International invirtió 720 millones de yuanes en esa misma compañía.

[Fuente]
Felipe Ubierna
¡Sígueme!

Felipe Ubierna

Apasionado de las nuevas tecnologías en especial de los smartphones y videoconsolas, usuario de Android, diseñador gráfico, melómano y escritor por gusto.
Felipe Ubierna
¡Sígueme!

  • Moises Gomez Cabral

    Lleváis varios días sin publicar nada . A pasado algo??

    • Felipe Ubierna

      Buenas noches Moisés, no pasó nada, lo típico hoy en día, problemas internos para mantener la web.

  • Miguel Angel Perez

    A Eduardo hace tiempo que no se le ve, y las publicaciones cada día escasean más

    • Felipe Ubierna

      Hemos pasado por unos problemas de mantenimiento de la web. En nada y menos estaremos otra vez al pie del cañón.